Inquietudes…

Miércoles, 7 febrero, 2007

Ir haciendo las cosas…

Filed under: psicológicas — Manuel @ 20:08

Metodología Getting Things Done, para priorizar las tareas según lleguen:

priorizacion.GIF

Éste método y muchos otros, en Entropía.

Jueves, 1 febrero, 2007

Sin pensar

Filed under: citas,psicológicas — Manuel @ 9:07

“Cuando uno no piensa lo que dice es cuando más dice lo que piensa”.

– Frase de mi amigo Carlos

Miércoles, 31 enero, 2007

¿Somos?

Filed under: citas,psicológicas — Manuel @ 9:29

“Somos lo que nos acostumbran a pensar que somos. Somos lo que acostumbramos a los demás a pensar que somos.”

– Frase de mi amigo Igor

Viernes, 12 enero, 2007

Psicoanálisis

Filed under: citas,essentials,psicológicas — Manuel @ 10:12

Se conoce más a una persona por lo que no dice que por lo que dice.

Miércoles, 8 noviembre, 2006

Estadística de conductores

Filed under: psicológicas,sociales — Manuel @ 20:38

Un amigo que trabaja en la industria automovilística me da el siguiente divertido dato:

“El 80% de conductores en España afirman que conducen mejor que la media.”

Domingo, 5 noviembre, 2006

La importancia de la marca

Filed under: marketing,psicológicas,sociales — Manuel @ 23:08

faces-0021.jpg“Recientemente se mostraron las fotografías de dos mujeres hermosas a un grupo de hombres a quienes se les preguntó cuál era la más bella. Los votos se distribuyeron de una manera equilibrada. Luego el investigador agregó que el nombre de la primera mujer era Elizabeth y el de la segunda mujer Gertrudis. Entonces la votación de un nuevo grupo de hombres fue 80% a favor de Elizabeth.”

El marketing según Kotler. Philip Kotler.

Miércoles, 14 junio, 2006

Obediencia y sadismo: el experimento de Milgram

Filed under: científicas,psicológicas,sociales — Manuel @ 22:03

En su estudio más célebre, Stanley Milgram atrajo hacia su laboratorio de la Universidad de Yale a voluntarios con objeto de participar en un experimento sobre el aprendizaje humano. A cada participante se le presentaba al supuesto sujeto del experimento y se le pedía que le leyera una serie de palabras que éste debía repetir de memoria.

Si el sujeto cometía una falta, había de ser castigado con una descarga eléctrica que le administraba el voluntario en el experimento. Cada error sucesivo producía una descarga de mayor voltaje, que llegaba a alcanzar niveles muy dolorosos e incluso letales: comenzaba con 12V y acababa con 450V. Cuando esto sucedía, el sujeto se ponía a gemir, gritar, a suplicar perdón y a retorcerse por el suelo en agonía.

milgrampic.gif

A los voluntarios que se mostraban reacios o protestaban por lo que se les estaba pidiendo que hicieran a otro ser humano, un supervisor, de aspecto severo y enfundado en bata blanca, le indicaba imperativamente que continuara el experimento, con frases como:

  • ¡Continúe, por favor!
  • ¡El experimento requiere continuar!
  • ¡Es absolutamente esencial que usted continúe!
  • ¡Usted no tiene opción alguna! ¡Debe continuar!

En lo fundamental, sin embargo, ninguno de los participantes fue forzado a hacer nada ni amenazado con represalias. Si llegados a un punto, se negaban a continuar, el experimento terminaba sin mayores consecuencias.

Lo que el voluntariono sabía era que las descargas eléctricas no eran reales y el sujeto del experimento era un actor. El objetivo real del experimento era ver qué eran capaces de hacerle a otra persona individuos libres cuando se les ponía en situación de obedecer órdenes de terceros. Los turbadores resultados desconcertaron a Milgram:

  • Todos los participantes superaron los 300V, estado en el que el sujeto comenzaba a tener estertores previos al coma.
  • El 65% de los participantes administraron el voltaje letal de 450V.

Los voluntarios eran personas escogidas al azar, de entre 20 y 50 años de edad y de todo tipo de educación: los había que acababan de salir de la escuela primaria a participantes con doctorados, y su conducta no rebelaba tal grado de sadismo.

Los experimentos comenzaron en julio de 1961, un año después de que Adolf Eichmann fuera juzgado y sentenciado a muerte en Jerusalén por crímenes contra la humanidad durante el régimen nazi en Alemania. Milgram estaba intrigado de cómo un hombre completamente normal e incluso aburrido y que no tenía nada en contra de los judíos podría ser activo participe del Holocausto.

Milgram creó una película documental que demostraba el experimento y sus resultados, titulada Obediencia, cuyas copias originales son difíciles de encontrar hoy en día. Pude ver una parte en el documental “Enron, los chicos más listos de la sala.” y es realmente impresionante.

Vías: “Seis grados de separación” y Wikipedia

Viernes, 12 mayo, 2006

La histeria, según la wiki

Filed under: psicológicas — Manuel @ 22:47

Merece la pena la definición de la histeria en la wikipedia:

A lo largo del siglo XIX y desde hacía cerca de mil años atrás, los médicos trataban a sus enfermas por medio de masajes de clítoris hasta que conseguían alcanzar el orgasmo, momento en que aplacaban su mal. A partir de 1880 los casos se fueron multiplicando convirtiéndose en excesivo.

Durante la década de 1890, época en que hubo una epidemia de histeria, los médicos creyeron encontrar el medio efectivo para calmar la enfermedad, simplemente era el uso de vibradores y consoladores, desde antiguo se conocía el mal suponiendo que todo partía de lo que los griegos llamaron útero ardiente debido a la ansiedad de las mujeres, su estado de irritabilidad, las fantasías sexuales y sobretodo una excesiva lubricación vaginal. Lo achacaban al estado de frustración en que se encontraban.

Al ser una enfermedad, las mujeres acudían periódicamente a recibir tratamiento médico, así se dio por aceptada la práctica, encontrando en muchas ocasiones en la consulta lo que no conseguían en su casa.

Blog de WordPress.com.