Inquietudes…

Miércoles, 14 junio, 2006

Obediencia y sadismo: el experimento de Milgram

Filed under: científicas,psicológicas,sociales — Manuel @ 22:03

En su estudio más célebre, Stanley Milgram atrajo hacia su laboratorio de la Universidad de Yale a voluntarios con objeto de participar en un experimento sobre el aprendizaje humano. A cada participante se le presentaba al supuesto sujeto del experimento y se le pedía que le leyera una serie de palabras que éste debía repetir de memoria.

Si el sujeto cometía una falta, había de ser castigado con una descarga eléctrica que le administraba el voluntario en el experimento. Cada error sucesivo producía una descarga de mayor voltaje, que llegaba a alcanzar niveles muy dolorosos e incluso letales: comenzaba con 12V y acababa con 450V. Cuando esto sucedía, el sujeto se ponía a gemir, gritar, a suplicar perdón y a retorcerse por el suelo en agonía.

milgrampic.gif

A los voluntarios que se mostraban reacios o protestaban por lo que se les estaba pidiendo que hicieran a otro ser humano, un supervisor, de aspecto severo y enfundado en bata blanca, le indicaba imperativamente que continuara el experimento, con frases como:

  • ¡Continúe, por favor!
  • ¡El experimento requiere continuar!
  • ¡Es absolutamente esencial que usted continúe!
  • ¡Usted no tiene opción alguna! ¡Debe continuar!

En lo fundamental, sin embargo, ninguno de los participantes fue forzado a hacer nada ni amenazado con represalias. Si llegados a un punto, se negaban a continuar, el experimento terminaba sin mayores consecuencias.

Lo que el voluntariono sabía era que las descargas eléctricas no eran reales y el sujeto del experimento era un actor. El objetivo real del experimento era ver qué eran capaces de hacerle a otra persona individuos libres cuando se les ponía en situación de obedecer órdenes de terceros. Los turbadores resultados desconcertaron a Milgram:

  • Todos los participantes superaron los 300V, estado en el que el sujeto comenzaba a tener estertores previos al coma.
  • El 65% de los participantes administraron el voltaje letal de 450V.

Los voluntarios eran personas escogidas al azar, de entre 20 y 50 años de edad y de todo tipo de educación: los había que acababan de salir de la escuela primaria a participantes con doctorados, y su conducta no rebelaba tal grado de sadismo.

Los experimentos comenzaron en julio de 1961, un año después de que Adolf Eichmann fuera juzgado y sentenciado a muerte en Jerusalén por crímenes contra la humanidad durante el régimen nazi en Alemania. Milgram estaba intrigado de cómo un hombre completamente normal e incluso aburrido y que no tenía nada en contra de los judíos podría ser activo participe del Holocausto.

Milgram creó una película documental que demostraba el experimento y sus resultados, titulada Obediencia, cuyas copias originales son difíciles de encontrar hoy en día. Pude ver una parte en el documental “Enron, los chicos más listos de la sala.” y es realmente impresionante.

Vías: “Seis grados de separación” y Wikipedia

1 comentario »

  1. Saludos a las personas que saben del tema, quisieran que me ayuden a conseguir un enlace de descarga de la pelicula documental, les quedaria muy agradecidos si responden mi petición y los ayudaria en alguna inquietud.
    Gracias, nos vemos.

    Comentario por Tom — Lunes, 26 abril, 2010 @ 23:14 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: