Inquietudes…

Sábado, 29 abril, 2006

El Puente de Tacoma

Filed under: científicas,ingenieras — Manuel @ 18:37

El siguiente vídeo, que a mí me deja los pelos de punta, es lo que ocurrió con el puente de Tacoma: un puente del estado de Washington, que se tardó 2 años en construir y que cayó a los 4 meses debido a un viento de sólo 70 km/h.

A continuación el vídeo (dura 5 min, con los 2 primeros ya está bien):

El problema de la caída no fue la velocidad del viento, sino que la frecuencia de la turbulencia era la misma que la frecuencia de oscilación del puente; es decir había un fenómeno de resonancia. La resonancia es un efecto que se produce cuando una fuerza periódica aplicada sobre un objeto tiene la misma frecuencia con la que oscila el objeto.

El mejor ejemplo para entenderlo es un columpio. Si le damos fuerza al que se columpia sólo cuando comienza a alejarse de nosotros, haremos que se columpie todavía más; es decir, estamos aplicando la fuerza con la misma frecuencia de oscilación del columpio.

Además cada objeto tiene distintos modos de vibración (son las distintas frecuencias en las que se produce la resonancia), y si hacemos oscilar o vibrar un objeto en su modo de vibración, éste puede romperse sin mucha dificultad. Es lo que ocurre cuando un vaso revienta al cantar un tenor al lado de él, o cuando pones dos diapasones cerca, haces vibrar uno, y el otro espontáneamente comienza a emitir.

Es por este mismo motivo, por el que los soldados al pasar por un puente siempre rompen el paso.

Nota: Si quieres ver más anotaciones similares, visita el blog Inquietudes.

Domingo, 23 abril, 2006

Orden y Caos

Filed under: domésticas — Manuel @ 1:46

A continuación dos vídeos impresionantes sobre una bolita:

No quiero ni pensar el tiempo que le habrán dedicado a cada uno de los recorridos.

Y otro, más caótico en apariencia…

…pero en el fondo casi tan ordenado como el anterior.

Jueves, 20 abril, 2006

¿Motores defectuosos en aviones de pasajeros?

Filed under: empresarias,ingenieras — Manuel @ 22:28

motor-reaccion.gifEn un viaje de trabajo conocí a un consultor que había trabajado para la división aeroespacial de Rolls-Royce en Reino Unido, allá por los años 80. Rolls Royce se encarga de fabricar los motores de muchos aviones comerciales que vuelan hoy en día: tanto Airbus como Boeing, las dos principales fabricantes de aviones del mundo, utilizan motores Rolls-Royce.

Me contó la siguiente historia:

Después de un accidente aéreo en EEUU donde murieron unos 200 pasajeros, el equipo de investigación, tras reunir todas las piezas que quedaban, chequear la caja negra, etc. determinó que la causa fue un fallo en el motor. Con el número de serie de éste, que pudieron identificar entre los restos, fueron a hablar con el fabricante del motor, Rolls-Royce donde se archivan fotografías de cada una de las piezas del motor. Fue grande su sorpresa al revisar las fotos y descubrir que una de las piezas vitales del compresor tenía una gran grieta que no se detectó cuando se hizo el chequeo de calidad.

El motor se había construido hacía ya unos 10 o 15 años, pero la persona encargada del control de calidad todavía trabajaba ahí: en el mismo puesto, haciendo los mismos chequeos de las piezas y fotografías. Cuando lo entrevistaron, descubrieron que el hombre no andaba muy bien de la vista y no usaba gafas, pues nunca había sido consciente de ello.

Ante esta situación, decidieron revisar todas las piezas que había revisado el operario durante todos los años que llevaba trabajando, y, para mayor sorpresa de los investigadores, descubrieron que todavía había al menos cuatro piezas más que eran defectuosas, que no fueron detectadas y que estaban en motores de aviones comerciales.

Sabían el número de serie de cada motor, pero, puesto que los motores no son ensamblados en el avión por Rolls-Royce, sino por otro fabricante (Boeing, Airbus…), y éstos no archivaban el número de serie del motor que se había puesto a cada avión que fabricaban, no pudieron encontrar estos motores…

¿Será verdad la historia?

Si te gustó esta anotación, podrás ver más en el blog Inquietudes.

Blog de WordPress.com.