Inquietudes…

Domingo, 20 julio, 2008

FIN DE LA TRANSMISIÓN

Filed under: essentials — Manuel @ 21:46

Con este corto mensaje me despido de mi pequeña pero fiel audiencia. El motivo: no puedo dedicarme a este blog como él se merece.

Es posible que, muy esporádicamente, escriba algo que piense que merezca la pena publicar; pero os aviso: será muy esporádicamente. Ahora no puedo asumir un nivel de compromiso mayor.

Como dice la canción: “No es un adiós para siempre, es un adiós por unos instantes.”

Sábado, 28 junio, 2008

Creatividad

Filed under: citas — Manuel @ 18:53

“La generosidad y la piedad pueden ser un gran combustible de la creatividad.”
Florian Henckel von Donnersmarck, director y guionista de La Vida de los Otros.

Miércoles, 4 junio, 2008

Verdad psicoanalítica

Filed under: citas,literarias — Manuel @ 21:48

“La verdadera patria del hombre es su infancia.”
Rainer Maria Rilke

Sábado, 10 mayo, 2008

Demostración de fuerza

Filed under: políticas — Manuel @ 18:44

Según un antiguo manual de política internacional, hay tres tipos de acciones políticas: movimientos para cambiar el status quo, movimientos para mantenerlo y por último, demostraciones de fuerza, tales como ensayos o exhibiciones militares, que suelen provocar el recelo de los países rivales.

El desfile militar ruso del 9 de Mayo puede sin duda englobarse dentro del tercer tipo, como muestra la siguiente imagen, donde se ve el misil nuclear más avanzado de su arsenal, el TOPOL-M, delante del mismísimo Kremlin.

Rusia no hace este tipo de desfiles militares desde 1990. Solamente para arreglar las calles por las que pasaron los tanques y vehículos militares se invertirán varios millones de euros.

Más imágenes en English Russia + Preparando el desfile 1 y 2.

Sábado, 3 mayo, 2008

Caja autoconsciente

Filed under: ingenieras — Manuel @ 19:18

Vía: The Smoke Sellers.

Miércoles, 30 abril, 2008

Viejas glorias

Filed under: informáticas,lúdicas — Manuel @ 20:52

Mi viejo Commodore 64, ¡cuántas horas de diversión que me diste!

Aquellos que se sientan nostálgicos podrán leer sobre la historia de los videojuegos en esta completa anotación: Historia de los Videojuegos.

Lunes, 21 abril, 2008

Polifacético Dalí

Filed under: artísticas,humorísticas — Manuel @ 17:08

Para muchos un artista genial, para algunos un vende humos: él es Salvador Dalí, uno de los primeros artistas que explotó su extravagante personalidad en los medios de masas.

En el siguiente vídeo lo vemos en un programa de entretenimiento americano, en el que un grupo de personas con los ojos tapados tienen que adivinar quién es el personaje invitado. Muy divertido.

 

Domingo, 13 abril, 2008

La materia al descubierto

Filed under: essentials,históricas — Manuel @ 23:17

En los primeros años del siglo XX se produjo una revolución extraordinaria en la física con el nacimiento de la mecánica cuántica, pero también se abrió un campo plagado de grandes interrogantes que mantienen intrigados a muchos físicos.

Uno de los descubrimientos más sorprendentes fue que la luz, además de ser una onda, también se comportaba como una partícula. Pero más sorprendente aún fue la generalización que se le ocurrió al físico francés Louis-Victor de Broglie, en 1924: si la luz es una onda y una partícula a la vez, ¿podría ser que las partículas que conocemos en realidad también son ondas? De esta manera los electrones, los protones, los átomos, incluso las moléculas, además de ser partículas -o “compuestos” de partículas- también serían ondas. Estamos ante la famosa dualidad onda-partícula.

Esta extraña hipótesis planteaba muchas contradicciones, pues, según la creencia de la época, una partícula y una onda eran cosas opuestas. Una onda se caracterizaba por no tener masa y extenderse por el espacio, mientras que una partícula ocupa un lugar en el espacio y tiene masa. Sin embargo, varios experimentos demostraron que de Broglie tenía razón y la naturaleza no era tan simple, obligando a los científicos a rehacer el concepto de onda y partícula.

La doble rendija

Uno de los experimentos más interesantes es el experimento de la doble rendija, que no sólo muestra que muchas partículas pequeñas también se comportan como ondas, sino que nos permite entender y profundizar sobre el significado de la dualidad onda-partícula.

El experimento es realmente simple: se hace pasar algo, ya sea luz, electrones, protones, incluso moléculas, a través de dos rendijas paralelas y se hace que colisione contra una placa detectora que registra este choque (por ejemplo, una película fotográfica para el caso de la luz). Pueden ocurrir dos cosas:

  1. Si aquello que pasa por las rendijas se comporta como una onda, al llegar a las dos rendijas la onda se dividirá en dos, una por cada rendija. La onda que surja de una de las rendijas interferirá con la que surja de la otra rendija y cuando llegue al detector éste detectará el resultado de esta interferencia: una serie de franjas -ver siguiente imagen- que nos permitirá inferir que lo que ha pasado a través de la rendija es precisamente una onda.
  2. Si lo que pasa por las rendijas se comporta como una partícula, lo que se verá en el detector será la marca de las dos rendijas, pues las partículas que pasen a través de éstas impactarán en línea recta contra el detector.

Hasta aquí todo parece parece sencillo. Ahora bien, ¿qué fue lo que ocurrió cuando se lanzó un haz de partículas a través de las dos rendijas?

Probemos con electrones

Una de las primeras partículas con las que se hizo el experimento fue con electrones, que, como sabemos, son partículas con carga eléctrica y muy poca masa. El resultado de enviar un haz de estas partículas hacia las dos rendijas fue, ¡un patrón de interferencia! Al principio los científicos pensaron que al lanzar muchos electrones los que pasaban a través de una de las rendijas interferían con las que pasaban por la otra y esto era lo que provocaba el patrón de onda. Así que, para evitar esto, decidieron hacerlos pasar uno a uno.

El resultado los debió dejar boquiabiertos. Si lanzabas unos pocos electrones a través de las dos rendijas, se observaban unos cuantos puntos en el detector, que representaban los impactos de éstos (imagen a). Sin embargo, a medida que pasaba más tiempo y dejában que más electrones impactaban el detector, los impactos de cada uno de ellos iba formando una imagen que los científicos conocían muy bien: el patrón característico de una onda (imagen d). ¿Cómo era esto posible?

La única manera de explicar lo sucedido es que el electrón, a medida que viaja y pasa a través de las rendijas, interfiere consigo mismo comportándose como una onda. Pero cuando llega al detector deja de comportarse como una onda y lo hace como una partícula, incidiendo y dejando una marca sólo en un punto del detector.

Posteriormente se repitió el experimento con partículas más grandes, con átomos e incluso moléculas, y el resultado ha sido el mismo: una serie de impactos puntuales, los cuales, tras un número suficientemente grande de éstos, forman un patrón de onda.

La materia al descubierto

El experimento de la doble rendija nos muestra cómo es realmente la materia: a medida que el electrón o la molécula viaja pasando a través de las dos rendijas, se comporta como una onda, que llega a interferir consigo mismo. Pero en el momento en el que llega al detector, se produce un solo impacto; una sola interacción en un punto: la onda desaparece y el electrón se comporta como una partícula.

Queda así desnudada la materia al nivel más elemental: mientras no interaccione será una onda, denominada onda de probabilidad, cuyo movimiento viene descrito por la ecuación de Schrödingen y nos dice en qué regiones del espacio es probable encontrar a la partícula en el momento en que interaccione.

Pero en el momento de la interacción dicha onda desaparece instantáneamente, la probabilidad deja de existir y se materializa un evento, en nuestro caso un impacto en el detector. Es el llamado colapso de la onda de probabilidad.

Por tanto, el concepto de partícula ya no es una “pelota” que viaja de forma compacta por el espacio hasta que choca con otra. En realidad lo que entendemos como una partícula es en realidad una onda que viaja por el espacio, y que, en el momento en el que interacciona, desaparece instantáneamente y esta onda es sustituida por un evento en un punto del espacio (evento entendido como una transferencia de energía, es decir, un choque, un cambio en el movimiento de dos partículas, etc).

Y para concluir os dejo con un estupendo vídeo donde se explica el experimento de las dos rendijas de forma muy gráfica:

Actualización 16/4/08: Ojo con el final del vídeo: Cuando se dice que el electrón sabe que lo están observando y entonces actúa de manera distinta, es engañoso: el tema es que para “observar” un electrón tienes que detectarlo con algún aparato; medir su presencia. El hecho de medir implica un intercambio de energía entre el electrón y el instrumento que mide, por lo que la función de onda se colapsará. Es decir, la única manera de medir el electrón es interfiriendo su trayectoria; por ejemplo, tapando una rendija; con lo que, obviamente, el electrón que pase por la otra rendija hará un patrón de una sola rendija.

Martes, 1 abril, 2008

Está lleno de estrellas

Filed under: literarias — Manuel @ 18:31
2001c.jpg

“Tras cada hombre viviente se encuentran treinta fantasmas, pues tal es la proporción numérica en que los muertos superan a los vivos. Desde el alba de los tiempos aproximadamente cien mil millones de seres humanos han transitado por el planeta Tierra. Y es en verdad un número interesante, pues por curiosa coincidencia hay aproximadamente cien mil millones de estrellas en nuestro universo local, la Vía Láctea. Así, por cada hombre que jamás ha vivido, luce una estrella en ese universo.”

Arthur C. Clarke en la novela 2001: Una Odisea Espacial, cuya película es, sin lugar a dudas, una de las grandes obras del cine.

Jueves, 27 marzo, 2008

¿Por qué son tan pequeños los átomos?

Filed under: físicas,literarias — Manuel @ 0:13

vaso.jpeg«Se han imaginado muchos ejemplos para familliarizar al público con esta idea, pero ninguno es más sorprendente que el empleado por Lord Kelvin: supongamos que pudiéramos marcar las moléculas de un vaso de agua; vertamos entonces el contenido del vaso en el océano y agitemos de forma que las moléculas marcadas se distribuyan uniformemente por los siete mares; si después llenamos un vaso de agua en cualquier parte del océano, encontraremos en él alrededor de un centenar de moléculas marcadas.»

Erwin Schrödingen en ¿Qué es la vida?, un libro divulgativo que además ha tenido una gran influencia en el desarrollo posterior de la biología.

Página siguiente »

El tema Rubric. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.